El planeta se muere ¿Te vas a quedar parado?

Ene 7, 2020 | 0 Comentarios

El cambio climático es la asignatura pendiente de nuestros tiempos y sus consecuencias pueden ser desastrosas si no hacemos algo ya.

Parece que la responsabilidad se diluye y que a la gente “de la calle” nos pilla un poco de lejos, pensamos que solo es responsabilidad de las instituciones, que hacen falta más leyes reguladoras y que las cumbres de cambio climático lo arreglan todo, sin embargo, comprobamos que la realidad es muy distinta y que los cambios son más lentos de lo esperado.

El cambio climático es el mayor desafío de nuestro tiempo y la responsabilidad es de todos. Por pequeñas que nos parezcan, cada acción que realizamos para luchar contra el cambio climático cuenta. Cada vez que reciclamos en el contenedor correspondiente, acortamos los tiempos de baño, apagamos las luces o cogemos el transporte público estamos dando un paso hacia delante. Nos encontramos en un momento decisivo en el que o sumamos o dejamos que nuestro planeta y con él nosotros mismos, muera.

Estas son solo algunas cosas que puedes hacer ¿Te vas a quedar parado?

  • Cada litro de combustible quemado en el coche emite unos 2,5 kilos de CO2 a la atmósfera. Desplázate caminando o en bicicleta en la medida de lo posible, utiliza el transporte público, comparte el vehículo particular y opta por motores híbridos o eléctricos cuando adquieras uno.
  • Antes de comprar algo, pregúntate si realmente lo necesitas y, cuando vayas a desecharlo, piensa si no puedes alargar un poco más su ciclo de vida.
  • No abuses del agua caliente y procura ducharte en vez de bañarte para ahorrar agua. Cierra el grifo mientras te cepillas los dientes o mientras te enjabonas el pelo. Con pequeños gestos cotidianos podemos hacer mucho por el planeta, por ejemplo, utilizando el agua que sobra al cocer unos espaguetis para regar, reciclando envases y papeles y reutilizando las bolsas de plástico.
  • Modera el uso de la calefacción. En verano, emplea el aire acondicionado solo cuando sea necesario y no automáticamente.
  • No dejes los aparatos electrónicos en modo “stand by”, pues consumen energía y ocasionan un gasto económico innecesario a pesar de no utilizarlos. Apaga la luz de habitaciones vacías y el ordenador por las noches, no lo dejes suspendido.